Desglobalización

La realidad es que en los últimos quince años se ha diseminado subrepticiamente una inquietud generalizada que ha dado pie a una percepción, y es que el modelo de la globalización se ha debilitado y ha llegado a un punto de agotamiento. ¿Será acaso que esto es posible? ¿Ciertamente estamos en presencia de una mera percepción?

La principal sensación es que nuestra civilización como un todo ha cambiado, y que la pandemia, su propagación y la forma global de reacción hacia ella fue clara evidencia de que los sistemas mundiales en los cuales hemos vivido en los últimos cincuenta años han fallado de forma estrepitosa. Y es que una generalidad entre la población mundial ha sido la percepción de que nuestro ´´sistema mundo´´ ha caducado y debe cambiarse o ´´resetearse´´.

En resumen, estamos presenciando la muerte de un sistema neo-monroista de comercio, tal como lo expresa Gregorio Ortega Molina en su artículo “La Costumbre del Poder: ¿Hay vida sin TLC?’’ (2018) y vemos lentamente el surgimiento de un esquema de Globalización Comprensiva (Comprehensive Globalization) basado en esquemas de ‘’soft negotiations’’ de una óptica euroasiática, que más que Globalización podemos llamar Esferización.