AI (Inteligencia Artificial)

En la Cuarta Revolución Industrial, también referida como Industria 4.0, se circunscriben nuevas tecnologías como lo son la analítica, la nanotecnología, las tecnologías cognitivas, aunque principalmente el Internet de las cosas (IoT por sus siglas en inglés) y la robótica e inteligencia artificial, entre muchas otras más.

Google anunció hace unos días que lanzará dos nuevas funciones impulsadas por inteligencia artificial (IA) para anunciantes, estas encontrarán automáticamente las mejores ubicaciones de anuncios para las marcas en los servicios de la compañía.

Los eurodiputados debatiran el martes 13 de junio de 2023 y votarán el miercoles 14 de junio un proyecto legislativo pionero en el mundo para gestionar la inteligencia artificial (Al) e impulsar su utilización bajo supervisión humana.

La Unión Europea (UE) estima presentar en próximas semanas un borrador de código de conducta sobre Inteligencia Artificial (IA). La preocupación por la IA, especialmente la IA generativa, ha llevado a la necesidad de salvaguardas y regulaciones. Sugieren que Estados Unidos y la UE impulse impulsar un código voluntario mientras se desarrollan nuevas leyes. La legislación europea sobre IA aún está en proceso, pero se considera demasiado tarde para abordar los desafíos actuales.

Se pronostica que el mercado global de softwate de Inteligencia Artificial crecerá de manera dinámica en los próximos años, alcanzando los $126 mil millones en 2025.

La inteligencia organoide (OI) es un campo emergente en el que los investigadores están desarrollando computación biológica utilizando cultivos 3D de células cerebrales humanas (organoides cerebrales) y tecnologías de interfaz cerebro-máquina. Estos organoides comparten aspectos de la estructura y función del cerebro que juegan un papel clave en funciones cognitivas como el aprendizaje y la memoria. Básicamente, servirían como hardware biológico y algún día podrían ser incluso más eficientes que las computadoras actuales que ejecutan programas de IA.