4IR

● Se ha hablado en los últimos meses respecto a los proyectos y acciones de la Administración Aduanera en cuanto a la implementación de un Sistema de Inspección No Intrusivo y realizar revisiones de contenedores y documentos de transporte mediante la aplicación de tecnología, incluidos elementos de Blockchain. Sobre esta última tecnología es importante conocer sobre su concepto y cuáles son sus implicaciones.

Si bien es posible asociar el uso de dichas tecnologías a una notable serie de beneficios, también hay que reconocer que de nuevas oportunidades se generan nuevos retos y este nuevo modelo logístico no ha sido la excepción. Por ello, en esta ocasión se abordarán los desafíos a los que debe hacer frente el sector logístico en la actualidad y en el futuro próximo.

En la Cuarta Revolución Industrial, también referida como Industria 4.0, se circunscriben nuevas tecnologías como lo son la analítica, la nanotecnología, las tecnologías cognitivas, aunque principalmente el Internet de las cosas (IoT por sus siglas en inglés) y la robótica e inteligencia artificial, entre muchas otras más.

En los últimos años, ha habido un interés creciente en el uso de tatuajes como biosensores. Los biosensores son dispositivos que pueden detectar y medir sustancias biológicas, como los niveles de glucosa o la frecuencia cardíaca.

Se proyecta que el mercado global de soluciones y servicios de Internet de las Cosas (IoT) ascienda de $227,5 mil millones en 2022 a $265,5 mil millones en 2023, registrado a una tasa de crecimiento anual compuesto (CAGR) del 16,5%.

El CEO de SpaceX, Tesla y Twitter, Elon Musk, junto con el cofundador de Apple, Steve Wozniak, han firmado una carta en la que hacen un llamado a todos los laboratorios de inteligencia artificial (IA) a «pausar inmediatamente» el entrenamiento de los sistemas de IA más potentes que el GPT-4 durante al menos 6 meses.

Apollo Go, plataforma de servicio de transporte autónomo perteneciente al gigante tecnológico chino Baidu, ha obtenido el permiso de las autoridades de la ciudad de Pekín para ofrecer al público viajes en sus robotaxis sin ningún operador humano a bordo.

La inteligencia organoide (OI) es un campo emergente en el que los investigadores están desarrollando computación biológica utilizando cultivos 3D de células cerebrales humanas (organoides cerebrales) y tecnologías de interfaz cerebro-máquina. Estos organoides comparten aspectos de la estructura y función del cerebro que juegan un papel clave en funciones cognitivas como el aprendizaje y la memoria. Básicamente, servirían como hardware biológico y algún día podrían ser incluso más eficientes que las computadoras actuales que ejecutan programas de IA.